Verano ELE

Parecía que no iba a llegar nunca, que el fresco no iba a irse jamás, pero al final, aquí está en todo su esplendor: el verano achicharrante. Aquí en Madrid entre temporales, tormentas y bajadas de temperatura por sorpresa no nos ha dado tiempo a hacernos mucho a la idea, pero lo cierto es que este año no hemos dado tiempo ni al 40 de mayo para sacar las chanclas y correr raudos y veloces a la heladería más cercana. Porque el verano es la actitud, da igual que estés trabajando como siempre, o más, que no tengas jornada reducida (jajajaja) y que a estas alturas del curso tengas que pedirle permiso a una pierna para poder mover la otra, no, da igual, ya estamos todos en modo vacaciones.

Y en clase pasa un poco lo mismo. La mayoría de nuestros alumnos del invierno han vuelto a sus países (misteriosamente, más morenos que nosotros) y los que quedan están quemando (literalmente) sus últimos días aquí, y ¿por qué no decirlo? las tarjetas de crédito, que para eso estamos en rebajas. Empezar los grupos de verano supone recibir a muchos alumnos nuevos que seguramente, solo van a estar aquí un par de meses, conocerlos e irte de vacaciones un mes después, desbordada de alegría pero con un extraño sentimiento de remordimiento porque los abandonas, especialmente cuando tienes uno de esos grupos maravillosos, que te alegran el día. Y es que, hay que reconocerlo, los grupos del verano son otra cosa.

Son los grupos de las vacaciones, los que todos los días se van juntos de cañas después de clase y los fines de semana de viaje o de fiesta. Los que aparecen los lunes rojos como cangrejos y con los que tienes que ir luego a la farmacia dando gracias de que no sea al hospital.

Los grupos del verano hablan más, preguntan más, participan más. Vienen por poco tiempo, o necesitan aprender para empezar la universidad en septiembre, o en su nuevo trabajo, y lo absorben todo como esponjas. Con los grupos de verano puedes ser más creativa, puedes arriesgar más, porque ellos quieren aprender mucho, pero el modo vacaciones también le afecta a ellos y así todo fluye como debería fluir siempre. Por eso mis clases de verano son el ejemplo que quiero seguir todos los septiembres y este año el reto será convertir a mis alumnos en los alumnos del verano, porque ¿acaso la clase de español no deberían ser sus vacaciones?

Para la próxima entrada estamos preparando alguna actividad para el verano que queremos compartir con vosotros ¿Alguna sugerencia? sabéis que son siempre bienvenidas ¿qué se os ocurre? ¿Qué cosas especiales hacéis en clase estos días? ¿Con qué actividades triunfáis por estas fechas?

Anuncios

LA SEMANA EN LA RED VII

Esta semana tenemos un surtido muy variado de temas interesantes que hemos encontrado por Internet.

Que hablar más de un idioma supone una ventaja es evidente. Ahora tenemos además estudios que demuestran que cognitivamente aporta también numerosos beneficios. El neurólogo Thomas Bak nos cuenta los resultados de sus investigaciones en esta entrevista.

Hace un par de semanas publicamos una entrada sobre el lenguaje sexista. Este reportaje sobre las distintas expectativas que tenemos para niños y niñas y cómo esto influye en su educación y su lenguaje nos parece muy interesante.

Seguro que estáis muy seguros de que conocéis tan bien el español que lo usáis siempre escrupulosamente bien y que vuestro vocabulario es preciso. Bien, después de leer este artículo tal vez os lo replanteéis. Y en este otro nos explican el curioso origen de algunas (muchas) palabras en español. Personalmente me encanta utilizar este tipo de información para ver el vocabulario en clase, ya que ayuda mucho a los alumnos a entender y recordar estas palabras. Espero que a vosotros también os ayude.

Hace tiempo publicamos una entrada sobre lo que nos hacía amar este trabajo. Esta semana os queremos recomendar que leáis esta entrevista a Leyre, de ELEdeLeyre,en la que explica lo que este trabajo supone para ella. Y ya de paso, si todavía no la conocéis, podéis seguir su blog o seguirla en Twitter (@ELEdeLeyre), no os arrepentiréis, os prometo que merece la pena.

Y para terminar esta semana, un interesantísimo artículo sobre los jóvenes de la llamada “Generación Z”, cómo son, cómo sienten y cómo ven la vida nuestros alumnos. Unas ideas muy útiles para conocerlos y acercarnos a ellos.

Y esto es todo por esta semana. Esperamos que estéis pasando un buen verano trabajando o de vacaciones.

 

 

 

 

 

Errores admitidos

Una de las cosas que más me gusta de ser profesora son las discusiones de departamento. Sabéis a qué me refiero, ¿verdad? A alguien le surge una duda, pide opinión a los compañeros y al final se organiza un debate que ni el del estado de la nación en el que participa hasta el técnico de la máquina del café. ¡Y lo que se aprende!
Sin embargo tengo que reconocer  que alguna vez, en lugar de aclararme el problema me ha creado otro que no tenía y por eso hoy os planteo una de esas cuestiones surgidas en una charla de departamento y a la que nunca he encontrado solución: ya que estamos en Madrid ¿debemos permitir a nuestros alumnos que utilicen LE por LO para complemento directo de persona? Las posturas están encontradas en este tema.
Por un lado creo que, especialmente si viven en España, se van a encontrar con esto continuamente por lo que el enseñarles que existe y que se dice pero que es un error, les va a evitar futuras confusiones.
Además, el castellano, como todas las lenguas romances no deja de ser latín “mal hablado”. Si un idioma evoluciona es porque los errores terminan convirtiéndose en normas. No podemos concebir el lenguaje como algo inerte.
El bando contrario alega que el idioma evoluciona por el uso que de él hacen sus hablantes nativos, no los estudiantes del mismo y que un error es un error. Nuestro trabajo es enseñar el español más correcto posible, entonces si estos errores nos parecen correctos, deberíamos quitarles la etiqueta de error y llamarlas excepciones, o variaciones, y por supuesto deberíamos admitirlos en exámenes oficiales.
Otra excusa en defensa de los errores admitidos que odio es la de: “es que eso se dice” o “eso lo he oído”. Si yo os contara lo que se dice en mi barrio no creo ni que me entendierais. Somos profesores y estas respuestas (al nivel de la grandísima: ”a mí me suena bien/o mal”) no son admisibles, tenemos que tener un poco más de criterio y estar seguros de lo que les explicamos a nuestros alumnos y de las consecuencias.
Como veis hay argumentos muy válidos para apoyar ambas posturas y sinceramente yo no tengo una clara por lo que al final actúo de la manera más conservadora: a mis alumnos les enseño que existe, que se permite y que viviendo en Madrid lo van a escuchar con frecuencia, pero en clase no lo permito ya que la mayoría de ellos van a terminar presentándose a exámenes oficiales.
En fin, como he dicho antes, es un problema complicado. ¿Cómo lo enfrentáis vosotros? ¿Por qué?

LA SEMANA EN LA RED VI

Por fin, tras una semanas ausente debido a problemas técnicos, hoy regresa nuestra sección de resumen de Internet.

En primer lugar, queremos felicitar a Daniel Hernández Ruiz que ayer fue el ganador del  premio al mejor blog de educación en  el III Concurso de Blogs de promoción del español, con su magnífico blog ProfeDeELE. Para los que no lo conozcáis, que imagino que sois pocos, es de visita obligada.

Otra noticia muy interesante es la aparición de una nueva revista especializada en la enseñanza del español: Journal of Spanish Language Teaching, una publicación muy especializada en la que se publicarán no solo artículos relacionados con la enseñanza del español sino investigaciones y trabajos académicos. También se presentarán novedades editoriales y muchas otras cosas muy interesantes para ayudarnos en nuestra labor docente. La revista se publicará dos veces al año, en español y en inglés y por precios asequibles. En la página web de la revista podéis acceder a algunos de los artículos del número de junio, una buena manera de valorar esta publicación tan interesante. Además, los usuarios de Todoele pueden conseguir la revista por un precio rebajado.

El lenguaje deportivo tiene fama de ser mediocre, repetitivo, básico, etc. pero ¿es cierto? Jesús Castañón, especialista en lenguaje deportivo no lo cree así. En esta entrevista  nos explica su punto de vista. Muy interesante especialmente para todos aquellos que no sois muy aficionados al deporte.

Y para terminar por hoy os traemos una actividad muy interesante para practicar todas las destrezas en niveles altos con el corto: “La ruta Natural” de Álex Pastor Vallejo.